Quiérete+, Tips

5 tips para aceptar tus Curvas



Amigas, si a veces no estas complacida con tu cuerpo y cada vez más te sacas fotos para las redes sociales solo de la cara porque no estás a gusto, pues vamos a trabajar con eso rush. Necesito que aprendas a amar tus curvas y amarte a ti. En una ocasión pase por eso y esta situación no debe suceder. Todos somos diferentes y esa es la maravilla de la vida. ¡Imagínense como seria la vida si todos fuéramos talla 0!

Tu cuerpo es tu templo y tienes que cuidarlo, pues estar saludable es tu responsabilidad. Por ende aquí un par de ‘tips” tipo mandamientos para que comencemos a aceptarnos tal cual somos, comencemos a trabajar con nuestro templo y vivamos orgullosas de ser unas chicas con curvas.

  • ¡Habla con tu cuerpo! No es un traje cualquiera que puedes cambiar; está ahí para quedarse y ser aceptado. Párate en frente de une espejo desnuda, ve lo que tienes y habla con tu cuerpo; dile “Te acepto porque cargas conmigo todos los días… prometo no hacerte menos y tratarte con cariño y respeto a pesar de lo que los demás digan de ti. Te amo, aún con los defectos”. Siéntete libre de desarrollar una conexión más estrecha con él para aceptar tus curvas.
  • Comprar ropa que te quede AHORA y no prendas que podrís lucir cuando adelgaces. Debes aceptar el cuerpo que tienes ahora y no el que tuviste o en algún momento tendrás. Vé ahora mismo a tu clóset y pon en otro lugar la ropa que simplemente ya no te queda. Ese vestido que te queda muy ajustado te hará sentir mal… y esos shorts que son talla doble simplemente te molestarán así que regálalos y dales otra vida. Ahora, después de limpiar tu clóset, busca prendas que se ajusten a tu medida y puedan resaltar todos tus atributos.
  • No le hagas caso a las revistas con mujeres de talla cero (0) que te hagan sentir mal y adéntrate a blogs, sitios de Internet y revistas que utilicen chicas que puedan motivarte e inspirarte a aceptar tus curvas y a cuidarte. Estamos en un mundo donde las mujeres ya se hartaron de sentirse mal de sí mismas y ahora presumen lo que tienen. Haz un collage de esas imágenes, ponlas como fondo de escritorio o simplemente aprécialas cuando puedas. Te harán sentir mucho mejor.
  • Rodéate de personas positivas y no de aquellas que siempre están hablando de su peso y lo mucho que les fastidia. Nadie necesita personas negativas en su vida y menos una chica como tú a quien le cuesta mucho trabajo ser positiva. Si tus amigas no toleran tu peso, ¡aléjate! ¿Quiénes son ellas para decidir cómo debes verte? Busca personas que te hagan sentir bien contigo mismo y estén ahí para apoyarte y motivarte cuando lo necesites.
  • No te esperes a perder peso para poder disfrutar de tu vida. ¿Crees que la vida se va a detener hasta que puedas aprovecharla? No, ella seguirá su camino y tú deberías hacer lo mismo. Es importante que vivas estos momentos porque son los únicos que tienes y más adelante podrías arrepentirte de no haberlo hecho. No dejes que tu peso te detenga: ¡ponte ese lindo vestido corto que te acomode! o toma unas clases de salsa; la única que estará ahí para detenerte ERES TÚ.

 

Habla con tu cuerpo